Qué son las ‘fake news’ y cómo detectarlas

Las fake news son todas aquellas noticias que se publican con la intención de engañar al lector, hacerle creer falsedades o hacerle dudar de hechos que son verdaderos. Aunque puede parecer que esto ocurre en contadas ocasiones, lo cierto es que es una práctica habitual en medios de dudosa reputación.

No sería demasiado preocupante si no fuera porque estos medios son cada vez más numerosos y por la gran velocidad a la que se propagan las fake news: suelen ser virales a las pocas horas gracias al poder de difusión que ofrecen las redes sociales. 

En por ello que tanto Google como las principales redes sociales ya están empezando a tomar cartas en el asunto. Sus algoritmos tratan de localizar estas noticias y limitar su alcance, además de permitir que los usuarios las denuncien apelando a su dudosa veracidad.

Pero, lamentablemente, estas medidas no son suficientes para que la sociedad deje de estar expuesta a las fake news. Éstas seguirán apareciendo en nuestras redes sociales, y por ello los usuarios debemos tomar una actitud consciente y crítica. Si no queremos perder nuestra capacidad crítica es nuestra responsabilidad aprender a detectar fake news.

Lo curioso es que, aunque en general pensamos que nosotros no caeremos en el engaño, es más frecuente de lo que parece. Así lo demuestra el I Estudio sobre el Impacto de las Fake News en España, realizado en 2017 por la empresa de estudios de mercado Simple Lógica en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid y patrocinado por Pescanova. En este estudio se constata que el 86% de la población española no distingue con facilidad las fake news.

Conviene, por tanto, ahondar en su conocimiento y aprender a detectar las noticias falsas, tal y como veremos a continuación.

Por qué se difunden tan deprisa las fake news 

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), preocupados por el fenómeno de las fake news, realizaron un estudio en el que se analizaron más de 4 millones de tuits entre 2006 y 2017. Organizaciones de verificación independientes clasificaron el contenido de esos tuits y comprobaron que las fake news se difunden a una velocidad significativamente superior a la de las noticias verdaderas.

Pero, ¿por qué ocurre este fenómeno? Los expertos del MIT estudiaron las reacciones emocionales de los usuarios ante las diferentes noticias y descubrieron que las fake news despertaban emociones muy intensas, generalmente sorpresa o rabia. En cambio, las noticias verdaderas solían ser más neutrales, y en todo caso tendían a generar sentimientos de confianza o tristeza. 

Al darse cuenta de esto, los autores del estudio dedujeron que los sentimientos de alta intensidad, especialmente la sorpresa y el enfado, fomentan la difusión de las notícias en mayor medida que otros sentimientos.

Qué intereses hay detrás de las fake news

En general, las fake news se generan en organizaciones que buscan sacar algún beneficio con ello. Sabiendo lo virales que suelen ser este tipo de noticias, publicarlas supone conseguir mucho tráfico hacia sus páginas web. Una vez allí, el beneficio puede obtenerse a través de la publicidad, la instalación de algún virus o incluso la obtención de datos personales que luego podrían venderse o utilizarse de algún modo.

En otros casos, estas organizaciones pretenden desprestigiar o favorecer a alguien, como ha sucedido en épocas de campaña electoral en varias ocasiones.

Incluso es posible que, en algunos casos, no haya una intencionalidad de engaño, beneficio o fraude. Simplemente algunos medios poco rigurosos se afanan por ser los primeros en compartir una información. Al no dedicar tiempo suficiente a verificar las fuentes, ampliar y contrastar la información, es común que acaben publicando fake news sin ni siquiera ser conscientes.

Cómo detectar las fake news

Ahora que ya conocemos en profundidad por qué son tan virales las fake news y qué intereses puede haber detrás, conviene saber cómo identificarlas. Para ello, nos podemos basar en una serie de características que suelen tener en común:

  • Tratan temáticas relacionadas con conflictos políticos, económicos, catástrofes o tabúes, a menudo con premisas inverosímiles.
  • El titular suele ser alarmista o sensacionalista y utiliza técnicas de clickbait, es decir, titulares que provocan gran curiosidad tratando de que la gente haga clic.
  • El titular incluye signos de exclamación y/o abusa de las mayúsculas, con la intención de atraer la atención y aportar mayor emocionalidad.
  • Cuando se accede al contenido, es frecuente encontrar errores ortográficos y gramaticales.
  • El contenido contiene enlaces a otras páginas sospechosas o está inundado de publicidad, ya sea en forma de ventanas emergentes o colocados en diferentes espacios de la web.
  • No queda claro en qué fecha se ha publicado esa noticia, ni quien la ha redactado. Ambos son motivos importantes para sospechar, pues el periodismo de calidad jamás oculta esta información.
  • No se hace referencia a las fuentes de información de donde se han obtenido los datos, o bien, si se cita alguna fuente, no está convenientemente enlazada.

Conociendo estos indicadores, es más sencillo detectar cuándo estamos frente a una noticia falsa. No es necesario que se cumplan todos, con uno de ellos ea suficiente para tener sospechas. 

De todas formas, ante la duda, se pueden llevar a cabo otras acciones para verificar definitivamente las noticias que recibimos y detectar si se trata de fake news. En este sentido, la Red de Ética y Periodismo del FNPI y el International Fact-Checking Network nos proponen las siguientes consideraciones:

  • Analiza la fotografía. Si la imagen de la noticia te genera dudas, haz clic en ella y con el botón derecho pulsa “buscar imagen en Google”. Te mostrará los distintos sitios donde aparece esa fotografía y así podrás verificar si otros medios confiables la han compartido, si se trata de una fotografía antigua o incluso si ha sido manipulada.
  • Analiza la página web que está publicando la noticia. Comprueba si su dominio empieza con https:// y asegúrate de que aparece el icono del candado a la izquierda. Si no es así, sal cuanto antes, no es una página segura. Ahora bien, que haya el candado no es sinónimo de que la información sea confiable. Analiza la veracidad o prestigio del medio que la está difundiendo.
  • Si no estás seguro de que la información sea cierta, haz una búsqueda en Google para comprobar si otros medios han publicado alguna información similar. 
  • Si tienes dudas acerca de las referencias y fuentes de información a las que apela la noticia, busca esas fuentes en Google. Asegúrate de que ese descubrimiento sorprendente, ese hallazgo científico o esa cita textual de un personaje público es realmente cierta.

Cómo combatir las fake News

Si tienes dudas sobre la veracidad de una noticia, lo mejor es que no la compartas. Conviene tomarse la molestia de comprobar si se trata de una noticia falsa, especialmente cuando la noticia crea alarma, genera falsas expectativas o puede ser perjudicial para alguien. Muchas veces, en menos de un minuto podemos detectar algún indicador que nos haga sospechar, y así evitar formar parte de la propagación de fake news.

Si estás convencido de que estás ante una noticia falsa, entonces puedes denunciar el contenido a la red social en la que lo hayas encontrado, indicando que se trata de contenido engañoso o fraudulento.

También puedes enviar el enlace a alguna de las muchas páginas que se dedican a verificar información, como por ejemplo Miniver o Maldito Bulo. Allí también podrás encontrar un interesante listado de fake news que se han desmentido recientemente.