Millennials con mucho que aportar -Weekly Summary-

Esta semana ha surgido un gran revuelo a raíz del artículo de opinión publicado por Antonio Navalón en El País sobre la generación “millennial”. No es para menos, Navalón señala por ejemplo que “no existe constancia de que ellos hayan nacido y crecido con los valores del civismo y la responsabilidad” y durante las siguientes líneas se desarrolla un crítica poco fundamentada sobre los (no) valores de los millennials. Por si alguien anda un poco despistado en este grupo se encuentran todos los nacidos entre 1980 y el 2000, los llamados hijos de la revolución tecnológica.

Las respuestas al texto no se hicieron esperar, y es que a pesar de a pesar de los problemas relacionados con las sociedad en la red que acarrean los jóvenes (ansiedad, dependencia tecnológica, la ilusión de que uno puede ser cualquier cosa en cualquier momento, gamificación de la vida,  etc), también es una generación que ha sabido dar respuestas nuevas en este mundo cambiante.

Captar el talento

Pese a quien le pese, no podemos olvidar que en ocho años los millennials supondrán el 75% de la fuerza laboral, y serán los encargados de la supervivencia de la mayoría de empresas. Por eso es importante saber qué quiere esta generación y así atraer el talento. En este sentido, esta semana la consultora Llorente & Cuenca presentó  el estudio La guerra por el talento, en el que se extraen las seis grandes tendencias a las que los responsables de talento de las compañías tendrán que hacer frente en el corto plazo, para llegar a punto a la fecha señalada.

¿De verdad usan tanto el móvil?

Una de las grandes crítica a los millennials es su pasión por el teléfono móvil y quizá aquí las acusaciones sí estén fundamentadas. Smartme Analytics, empresa pionera en el uso de la tecnología dirigida a obtener datos reales del consumidor, ha realizado un estudio que demuestra que esta generación hace un uso más intenso del móvil que el resto de usuarios, llegando a acceder cada 10 minutos a su móvil a lo largo del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *