Así acumulan los nuevos medios digitales millones de visitas

Durante los últimos años, la población -especialmente los menores de 40 años- se está decantando cada vez más por los medios de información digitales. La televisión, la radio y la prensa escrita siguen teniendo un papel relevante en la difusión informativa, pero el acceso a Internet, cada vez más masivo e intensivo, está modificando los patrones de consumo informativo a una velocidad estrepitosa.

Tanto es así, que en la última década han surgido nuevos medios informativos 100% digitales cuyas audiencias son iguales o superiores a los medios tradiciones. Han superado las expectativas que inicialmente se tenía en ellos, alcanzando en tiempo récord millones de seguidores y miles de lectores diarios.
Su éxito radica en un excelente dominio de las redes sociales, ya que es su fuente principal de visitas.

Estos medios no se han tenido que adaptar al formato digital sino que han nacido en él. Por ello, destacan como perfectos conocedores de las tendencias de consumo digitales. Han sabido utilizar un estilo comunicativo fresco y directo. Son expertos en promover la interacción y lograr la viralización de su contenido y saben perfectamente cuál es el formato ideal para triunfar a través de la pantalla, especialmente si se trata de la de un smartphone.

La forma de consumir información en la era digital

La llegada de las redes sociales ha provocado cambios importantes en la forma de hacer periodismo. Siempre había sido el lector el encargado de ir a buscar la información, en cambio, ahora le llega sin apenas buscarla. Las fotos del fin de semana de sus amistades se alternan con todo tipo de reportajes, muchas veces irrelevantes, pero al mismo tiempo adictivos.
El formato de estos reportajes y noticias también ha sufrido cambios para poder triunfar en el entorno digital. Antes era habitual que los lectores, tal como su nombre indica, leyeran; y con ello dedicaran cierto esfuerzo y atención a los medios de comunicación. A cambio, contaban con la seguridad de que esas noticias habían sido escritas por periodistas profesionales, bajo principios de veracidad, precisión e imparcialidad.

Sin embargo, ahora ya no importa tanto quién se ocupó de escribir esa noticia, incluso se ha perdido la fiabilidad en la palabra escrita. Los vídeos se reproducen automáticamente en nuestra pantalla. Si son capaces de atraer nuestra curiosidad durante los primeros 5 segundos, el receptor quedará enganchado. Más aún si logran que el usuario comente y comparta el contenido. La fórmula de éxito ha sido sustituida por polémica y viralidad, en lugar de buen periodismo.

Con sus luces y sus sombras, lo que está claro es que el formato digital ha llegado para quedarse y por tanto debemos buscar fórmulas de adaptación. La prensa escrita está en sus horas bajas, y ya no hay marcha atrás. Las editoriales deben reaccionar rápido, y no vale con replicar su versión escrita a otra idéntica pero digital.

Los usuarios han cambiado su forma de consumir información, y esto exige un cambio de paradigma radical: un modelo de negocio distinto, otra forma de hacer periodismo. Para lograrlo, no está de más fijarse con detalle en algunos de los medios 100% digitales más exitosos.

Playground y sus millones de seguidores

Playground nació en 2008 como una revista online de temática principalmente musical. Sin embargo, a lo largo de los años fue evolucionando hasta convertirse en un medio de comunicación que trata temas de actualidad muy variados: ecología, sociedad, ciencia, cultura… Y todo ello desde una mirada moderna y creativa, sin tabúes ni complejos.
El formato en el que comparten su contenido es tan simple como efectivo: titulares breves que generan curiosidad, vídeos cortos en formato cuadrado y la información justa para que sus lectores se queden con la idea principal sin tener que dedicar demasiado tiempo ni esfuerzo.

Playground sabe jugar fuerte en la era de la inmediatez, y ha entendido perfectamente la forma de consumir información que funciona con la población más joven. Muestra de ello es la magnitud de su comunidad. Ha alcanzado ya los 17 millones de seguidores en Facebook, su principal escaparate, aunque también tiene una imponente presencia en otras redes sociales como Instagram y Twitter.

De hecho, su gran éxito en las redes sociales es lo que le ha permitido llegar hasta donde está ahora. Pero esa fuerte dependencia también puede convertirse en su talón de Aquiles.
A principios del 2019, Playground tuvo que presentar un ERE para despedir a más de la mitad de su plantilla de redactores en España. Aunque los motivos no están claros, posiblemente el algoritmo de Facebook tenga mucho que ver. Esta red social ha obstaculizado cada vez más la difusión del contenido procedente de páginas de medios, haciendo que su tráfico se viera reducido, y por lo tanto, también sus fuentes de ingresos.

Es un ejemplo de cómo estos nuevos medios superan complicaciones anteriores pero dejan su negocio en manos de los vaivenes y decisiones de las redes sociales. Sufren de forma muy acusada sus cambios y, en consecuencia, se ven obligados a cambiar sus estrategias cada pocos meses.

Sin embargo, haber nacido en la era de la inmediatez y los cambios constantes les otorga una capacidad de adaptación y una flexibilidad que muchos medios tradicionales no tienen. Su tiempo de reacción es tan breve como su trayectoria. Son ágiles y saben aprovechar nuevas formas de monetización, generalmente distintas a las que dominan los medios tradicionales.

Vice, el periodismo de guerrilla

Vice llegó a España en 2006, diez años después de su creación al otro lado del charco. Durante ese tiempo Vice había logrado un éxito acaparador gracias a su estilo periodístico pero tratando temas poco comunes en el resto de medios. Con muy pocos recursos técnicos realizaban lo que se conoce como periodismo de inmersión. Llegaban al corazón de la noticia, pero siempre tratando de sacar temas polémicos, alejados de lo habitual. Así es como generaban un contenido tan sorprendente como viral.

Su estilo ha permanecido en esta misma línea durante los últimos años, también en España, y su crecimiento indica que han acertado con la fórmula. Parece, pues, que su público lo tiene claro: su forma de hacer periodismo gusta.

A pesar del éxito, a principios de 2019 Vice también tuvo que reducir su plantilla, despidiendo al 10% de la misma. Parece que sus objetivos para los próximos meses han cambiado, y con ello, la distribución de personal y de capital dentro de los distintos departamentos. El video, como no, será una de sus prioridades. Confían en que el formato audiovisual les permitirá mantenerse en el podio de los medios 100% digitales más populares.

Los medios tradicionales: transformarse o morir

Así de contundente se prevé el escenario para la prensa escrita, incluso para los medios que también cuentan con una versión digital. La versión papel irá desapareciendo progresivamente y parece previsible que solo lograrán sobrevivir los que sepan adaptarse al medio digital e inventen fórmulas que no sean solo dependientes de los algoritmos de Facebook o Google. Lo que ha quedado claro que adaptarse exige reformular la forma de hacer periodismo.

Ahora bien, ¿podremos disponer de medios digitales de calidad, veraces y bien informados? ¿o veremos, en cambio, como medios de menor fiabilidad pero más dominio digital acaparan todo el escenario?