10 claves para una buena gestión de las redes sociales

Este texto va dedicado a los profesionales de cualquier área que quieran tener actividad y repercusión en las redes sociales y aún andan un poco perdidos. Seguro que has tenido que escuchar muchas que la gestión de la comunicación digital es fácil y rápida, y de hecho podría ser así si no le prestamos demasiada atención, pero ¿Cuántos seguidores tienes? ¿Cuántos retuits o favoritos consigues al día? Si la respuesta está cerca de ninguno es que hay algo que no anda bien. Porque escribir un tuit lo puede hace cualquiera desde su casa (lo que a muchos les hace pensar en su simplicidad), pero darle un uso que beneficie a la empresa solo puede nacer de una estrategia concreta fijada con anterioridad.

Ahora que ya estás decidido a utilizar las redes sociales a tu favor, estos 10 consejos serán imprescindibles para escalar hasta el siguiente nivel:

  • Cada red social es diferente, lo que significa que tendrás que fijar una estrategia distinta en cada una de ellas y utilizar solo las que puedan reportar de forma positiva en tu empresa, es decir, donde se encuentre tu público objetivo. Basta conocer lo esencial de cada una y a quien se dirige. Si necesitas un gran alcance tu red es Facebook, y si lo que necesitas es generar conversación, lo ideal es aprovechar la inmediatez que caracteriza a Twitter. Pero hay más redes. Si tu producto es algo visual, echa mano de redes más gráficas como Instagram o Pinterest, y si lo que quieres es relacionarte con otras empresas o ponerte en contacto con otros profesionales, quizás convenga abrir una página en Linkedin o Google +.

  • Mejor calidad que cantidad. A raíz de lo anterior también podemos decir que a la hora de elegir donde estar presente también debes ser realista. Es decir, es mejor tener una red social que puedas gestionar regularmente, que tener muchas redes a las que no puedas prestar la atención suficiente. Esto solo conseguirá transmitir una imagen descuidada y poco profesional de la empresa.

  • Las redes sociales no son gratuitas. La perfección generalizada es que la presencia en redes sociales no cuesta dinero, una afirmación que tiene sentido si tenemos en cuenta que abrirse una cuenta en las redes mencionada es gratuito. Ahora bien, ¿Qué pasa con todo el tiempo que empleamos en ellas? A esto nos referimos con su no gratuidad: las horas que destinamos a nuestras redes sociales es tiempo, al fin y al cabo, de trabajo, y estas como sabemos tienen un coste.

  • La dedicación constante es esencial. Generar una gran red de contactos valiosa significa tiempo, especialmente al principio. Debes fijarte un métodos y unos tiempos concretos para gestionar tus contactos, establecer unas pautas y cumplirlas. Destinar unas horas a diario o a la semana para actualizar los contenidos y la información de tu perfil, mejorando así la imagen de tu empresa constantemente.

  • Aprovechar las herramientas. En la red encontrarás a tu disposición un gran número de herramientas que te ayudarán a gestionar de forma más eficaz las redes y a conectarlas entre ellas ¡No te olvides de usarlas! Esto además ayuda a optimizar el tiempo de gestión.

  • Siempre en dos direcciones. Para crear redes afectivas que conecten realmente al cliente con la empresa la comunicación debe ser bidireccional. Un simple “gracias” tras la recepción de un mensaje genera simpatía y cercanía, ofreciendo al receptor un grado de compromiso por nuestra parte. La virtualidad nos permite un seguimiento de nuestros contactos de manera fácil, a nivel local, nacional e internacional, no existen distancias. Hay que generar comunidad, fortaleciendo y potenciando las relaciones, a lo que también ayuda siempre un lenguaje afectivo y cercano.

  • Conectar con todos. Al utilizar las redes sociales de modo público estás dirigiéndote a muchos sectores que te interesan, no debes olvidar ninguno de ellos a la hora de programar tu contenido. Primero, tus clientes, querrán saber todas las novedades de la empresa y cualquier información que sea útil, además de contestar a sus dudas de manera ágil. A continuación, reconectar, piensa en antiguos conocidos e intenta que vuelvan, recuerda que ya te conocen pero se fueron por algún motivo ¿Ha habido cambios desde entonces? Tendrás que comunicarlo. Por úlitmo, pero no menos importante, los desconocidos, el resto de la sociedad que tiene perfiles en las redes sociales, y que de una forma u otra acaban en tu perfil también quieren saber todo lo que haces y cómo lo haces. Para llegar a ellos es importante la figura del “conector”, perfiles clave que pueden ser un catalizador para tu negocio, idea o proyecto.

  • Escoger buenas fotografías. Otro detalle aparentemente sin importancia pero que son esenciales para crear comunidad son las fotos de perfil y las que acompañan el contenido compartido. Es aconsejable utilizar fotografías actuales y acordes con la imagen corporativa.

  • Informal sí, pero sin pasarse. Como ya hemos dicho, las redes sociales son un buen escenario para mostrarnos cercanos a nuestros clientes, lo que implica un lenguaje informal, sin ornamentos y fácil de entender para todo el mundo que pueda encontrarse con nuestro perfil. Ahora bien, tampoco debemos caer en bromas o chistes fáciles o un vocabulario vulgar, al fin y al cabo, las redes sociales son nuestra carta de presentación.

  • Mejorar continuamente. Las interacciones de nuestros seguidores nos dan una información muy útil de lo que les gusta, no les gusta y de lo que necesitan, por tanto si tenemos fijada una estrategia pero vemos que no está calando, podremos y debemos modificarla. Incluso los comentarios negativos son uno de los recursos más valiosos que nos ofrecen las redes sociales, son oportunidades perfectas para darles la vuelta y ponerlas a nuestro favor. No te ofendas ante un comentario negativo o una crítica, ¡aprovéchalo y mejora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *